Ayuntamiento de Soneja

Historia

 

Los asentamientos humanos más antiguos de la comarca del Alto Palancia se localizan en el término municipal de Soneja, en las inmediaciones de La Dehesa, con yacimientos arqueológicos que constatan su ocupación humana desde el Paleolítico. También del Epipaleolítico existen restos en la partida de Escalas. De la Edad del Bronce, existen vestigios en el yacimiento del Alto del Picacho, pero la mayoría de los yacimientos encontrados en el término de Soneja datan de época ibérica. Se han hallado restos de una villa romana en la partida de Zorrilla, datados de los siglos II y III d.C. De tiempos medievales hay que destacar la alquería islámica de Jáyar y el yacimiento de la Fuente de Escalas, donde se han constatado actividades mineras. También de este momento es el asentamiento de la Cueva de la Cambra (conocida antaño como Cueva de Xaven, nombre documentado en 1459), en la partida de Palomera, dedicada a usos ganaderos.

 

 

El origen del núcleo poblacional es islámico, localizado originariamente sobre un pequeño montículo en cuya cima se edificarían, con posterioridad, el templo religioso y la residencia de los señores de Soneja. Su primera ocupación se relaciona hipotéticamente con la tribu bereber Sanhaja (Sanhâga, Sinhaja, Sinhaya), la cual arribó a la Península Ibérica a partir del siglo VIII y, especialmente, entre los siglos XI y XII, procedente de la costa africana occidental. Los Sanhaja fundaron varios asentamientos a lo largo del este peninsular, como la alquería de Ceneja (la Vall d'Uixó) o la población de Senija (la Marina Alta).

 

El primer documento escrito en que aparece citada Soneja está fechado el 17 de octubre de 1277. Se trata del acta de la toma de posesión sobre los derechos eclesiásticos del obispo de Valencia sobre el término de Soneja, dentro del pleito entre los obispados de Segorbe y Valencia por el límite de los mismos. En este documento se alude a los sarraceni dicti loci (sarracenos de dicho lugar), lo cual nos indica una población musulmana durante la época medieval. Tras la conquista cristiana, Soneja pasó a manos de la familia Pérez de Arenós, quienes en 1330 obtenían un privilegio del rey Alfonso el Benigno otorgándoles el mero y mixto imperio sobre Soneja y Azuébar, a Fuero de Valencia. Los Pérez de Arenós estuvieron en posesión de Soneja hasta el siglo XV, en que, a través del matrimonio de Juana Prades con Juan Ramón Folch de Cardona, Soneja pasó a manos de los condes de Cardona. En 1358 se crearon varias vicarías en el obispado de Segorbe, entre ellas la de Almedíjar, con sus anejos de Soneja, Azuébar y Chóvar. Fue en 1534 cuando se creó la parroquia de San Miguel Arcángel en Soneja, con sus anejos de Azuébar y Chóvar, segregándose de la de Almedíjar. Pero no fue hasta 1599 cuando se creó la rectoría de Soneja, con cura propio para la atención del culto en estos tres lugares, con residencia en Soneja.

 

 

Un momento trascendental en la historia de Soneja fue la expulsión de los moriscos en 1609. A raíz de esta expulsión la población quedó totalmente vacía, teniendo que repoblarse con nuevos habitantes, que firmaron la Carta de Población el 27 de noviembre de 1609 con el señor de Soneja, D. José Folch de Cardona. En total, el documento fue firmado por 40 nuevas familias para Soneja y 6 para Azuébar, que constituyen el origen de la actual población. También en 1631 se firmó el convenio de aguas entre el mismo señor de Soneja y el de Sot, D. Luis Ferrer, para la regulación de los usos de riego de la acequia Madre. Es a partir del siglo XVIII cuando la población experimenta un incremento considerable en el número de habitantes. Según el padrón de Floridablanca, de 1786, Soneja contaba con 1101 habitantes. A partir de este siglo el señorío pasó a manos de los duques de Montellano.

 

Durante la guerra de la Independencia, el general francés Palombini atacó Soneja el 30 de septiembre de 1811, enfrentándose cerca de la población a una avanzadilla de la División española del general Obispo. Pocos años después, en 1836, durante la primera guerra carlista, Soneja fue asaltada e incendiada por la facción carlista del Serrador, lo que llevó a sus habitantes a construir un triple recinto amurallado en 1839/1840, del  que todavía se conservan restos. También durante la guerra civil de 1936-1939, Soneja sufrió los bombardeos a partir de julio de 1938, y fue durante los meses de abril y mayo de 1939 cuando se habilitó un campo de concentración en sus inmediaciones (entre sus presos, permaneció retenido el dramaturgo Antonio Buero Vallejo).

 

 

Tras estos sucesos, la localidad remontó su contingente poblacional de nuevo, hasta que, en la década de los 70 del siglo XX, la crisis económica y la llamada de núcleos urbanos, como Valencia, no solo frenó el crecimiento, sino que le hizo perder habitantes. Este progresivo despoblamiento ha continuado hasta hace pocos años, cuando la población ha visto ganar habitantes gracias al desarrollo de la actividad industrial y la llegada de inmigrantes procedentes de otros países.

Lu Ma Mi Ju Vi Do
 
 
 
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30
 

Formulario de búsqueda

Site developed with Drupal